Las Cuevas de los Úbedas – Colativí

El itinerario propuesto realiza una incursión en el Paraje Natural de Sierra Alhamilla, partiendo de las proximidades de Las Cuevas de los Úbedas hasta los 1387m. de su cumbre, el Colativí.

Sierra Alhamilla tiene geológicamente un corazón del Nevado Filábride, con micaesquistos y cuarcitas de la unidad Alhamilla rodeado de materiales alpujárrides del Manto de Aquilon con dolomías y filitas principalmente, que dan paso hacia el sur a una serie de cuenca discordante, con margas y areniscas del Neógeno coronadas por conglomerados cuaternarios.

Esta sierra esconde el Desierto de Tabernas en su cara norte y alberga algunas singularidades ecológicas, al ser  una isla en un entorno de extrema aridez.

Desde el punto de vista botánico destacamos la presencia en la zona más alta (a partir de los 800 m.) de un encinar relicto de otra época con mayor bondad climática y que está más desarrollado en la umbría de la cara norte de la Sierra. A lo largo del recorrido observamos toda una gradación vegetal. Al principio domina un matorral semiárido, pasando después a través de un mosaico de matorrales de degradación del encinar, ricos en especies como jaras (Cistus albidus,C. ladanifer), romero, aulaga, retama, tomillos, lentisco, coscoja, etc., hasta llegar al encinar de la cumbre, que convive con un pinar de repoblación. En las ramblas nos encontraremos retamas y adelfas como especies más significativas.

Sierra Alhamilla está declarada como Zona de Especial Protección para las Aves (Z.E.P.A.), con gran número de especies censadas. Destacamos la alondra de Dupont y el camachuelo trompetero entre las aves esteparias y algunas rapaces como las águilas perdicera y real, el halcón peregrino y el cernícalo primilla. El resto de la fauna está representada principalmente por especies cinegéticas y pequeños reptiles; el zorro y el jabalí también están presentes.

Este sendero tiene un atractivo especial, puesto que conforme ascendemos la ladera sur de la Sierra, se puede disfrutar de una espectacular panorámica de la Bahía de Almería y una vez en la cumbre, hacia el norte se nos abre el Desierto de Tabernas, con la Sierra de los Filabres al fondo.

Durante los meses de enero a marzo hay que extremar la precaución, ya que es época de caza y atravesamos cotos.

DETALLE DEL RECORRIDO

Iniciamos el recorrido en el cruce del Barranco de los Goterones con la carretera que nos lleva a Las Cuevas de los Úbedas (1), una ruta que va a ser siempre en ascensión.

El sendero discurre por la rambla durante aproximadamente 1 km. para girar a la derecha y terminar ascendiendo y cruzando con una pista (2), el Camino de Terrones, que vamos a seguir la mayor parte del recorrido. Continuamos por esta pista hasta el siguiente cruce de caminos, en el que nos desviamos a la derecha (3), para iniciar el descenso hacia la Rambla del Agua (4), por donde discurrimos unos metros para tomar el camino (5) que nos sale a la derecha; este camino asciende y rodea un montículo, para volver nuevamente a la rambla (6, 7), que abandonaremos definitivamente en el punto 8. Aquí giramos a la derecha y ascendemos por el camino hasta llegar a un cruce en el que tomaremos el ramal de la izquierda (9), para seguir paralelos al cauce de la rambla pero ahora desde el camino.

En el tramo siguiente, de unos 3 km., el camino discurre cerca de algunos cortijos. Justo antes de que el camino pase por una trinchera, a 8.738m. del inicio, encontramos a la derecha el cruce con el sendero (10) que nos va a llevar hasta la cumbre; un grupo de encinas en lo alto nos marcan este punto del camino.

Caminamos por la loma entre el Barranco del Agua y el de las Pilicas y vemos a la izquierda el Cortijo Previsor; comenzamos la verdadera ascensión.

A 1 km. del punto anterior hay un cruce de senderos y tomaremos el de la izquierda (11), para 1km. después desembocar en un cortafuegos (12) que nos llevará hasta la carretera asfaltada (13) que finaliza en el Colativí (14).

Leave a Comment