Sendero Urbano Parque Nicolás Salmerón y Alonso

Es considerado un pulmón verde con fachada al mar, definido por un bosque de esbeltas palmeras que le aportan ese inconfundible sello mediterráneo. Debe su nombre actual al célebre almeriense nacido en Alhama de Almería, conocido por ser uno de los presidentes de la I República.

Nace con el derribo de las viejas murallas medievales en 1855 y el inicio de las obras de construcción del puerto, que deja libre una amplia franja terrestre ocupando el frente urbano.

Primitivamente sólo existía el Paseo Viejo, integrado por el actual Paseo de San Luis, donde destaca la escalinata situada al final de la calle La Reina. Fue diseñado por José María de Acosta hacia 1890. Hoy abarca desde la llamada fuente de los Peces, al final de la calle Real, hasta el extremo occidental del Parque, la actual Avenida del Mar.

En cambio  el Parque Nuevo se sitúa a levante, hasta la Rambla, y es fruto de una fase de ampliación del puerto concluida tras la Guerra Civil. El Arquitecto Guillermo Langle reformará ese espacio en la posguerra con pequeños estanques y pérgolas. Sin embargo el diseño fue transformado posteriormente en 1971, con motivo de la Semana Naval de Almería

La fuente con más tradición es la redonda o de los Peces, proyectada en 1957 por Jesús de Perceval con una pequeña columna clásica levantada sobre un zócalo decorado en sus tres frentes con gigantescos peces abriendo sus fauces, que da acceso al casco antiguo de la ciudad a través de la calle Real.

El Parque Viejo destaca por su multitud de árboles centenarios de gran tamaño, con corpulentos troncos e inmensas copas que proporcionan sombra al visitante tanto en invierno como en verano. Una reciente remodelación ha aprovechado los viejos sillares de la rambla.

En cambio la zona del Parque Nuevo es más abierta, adornado por fuentes y estanques, así como con alternancia de arbustos, césped, setos y algunos árboles, mezclados con grandes manchas de color de las flores de temporada.

La idílica existencia por su cercanía del puerto, éste también ha sufrido lógicos cambios con el curso del tiempo. En 1978 cuando se cumple el primer centenario de la Junta de Obras del Puerto, se observa cómo ha recuperado su carácter comercial. Los signos más evidentes son sin duda, el cerramiento exterior, que lo separa del Parque Nicolás Salmerón y que crea ya un espacio específicamente portuario. La transformación del puerto se produce progresivamente y se inicia con los planes de desarrollo que se llevan a cabo  a principios de los sesenta.

Tanto el Parque Viejo como el Parque Nuevo, es una de las zonas más bellas de la capital, flanqueadas por los propios jardines del Parque, el  puerto, el inicio del Paseo Marítimo y la avenida construida en el antiguo cauce de la Rambla.

DETALLE DEL SENDERO

El recorrido comienza al final de Reina Regente (prolongación del Paseo de Almería), desde la escultura modernista que representa un enorme “coral” (P-1).

En dirección Levante – Poniente y paralelo al mar, se inicia el recorrido del Parque Nuevo, encontrándonos en primer lugar un estanque en cuyo centro se erige una escultura al “remero” (P-2), (zona antiguamente de doble apergolado), con su zonas ajardinadas.

Seguidamente, encontramos otro estanque con su escultura dedicada a “los delfines” (P-3) y zona de jardines circundantes. Continuando, desembocamos en una plaza circular que abarca la anchura total del parque, con un gran apergolado, y en su centro un “templete de música” (P-4), sin cubierta.

Al continuar, subimos de nivel a través de unos escalones que nos lleva a una zona amplia de juegos infantiles, a cuya bajada nos encontramos una plaza circular  donde se ubica la “Fuente de los Peces” (P-5), definida anteriormente, donde finaliza el Parque Nuevo.

En éste punto, observamos un panel definitorio del Parque Nuevo y Viejo, como asimismo un pergamino en el suelo. Igualmente, a la derecha, al comienzo de la Calle Real que desemboca en ésta plaza, vemos un gran “Indalo”  (símbolo típico de Almería) que nos indica el lugar donde se hallaba una puerta de acceso a través de las antiguas murallas, en éste caso la “Puerta del Mar”.

A partir de aquí, comienza el Parque Viejo, cuya construcción data de mayor antigüedad tal y como se explica con anterioridad, así como cual fue su origen.

Iremos descubriendo un tratamiento de parque totalmente distinto, con vegetación exhaustiva y centenaria con pequeños caminos que discurren entre los árboles, pequeñas zonas ajardinadas así como mobiliario urbano.

En el recorrido, observaremos a pié de los árboles, un pequeño indicador circular que nos define la especie que contemplamos.

Al inicio de ésta zona, encontramos un “busto” correspondiente al que fue ministro de Fomento durante la Primera República Española, “Carlos Navarro Rodrigo” (P-6), tallado por Juan Cristóbal.

Continuando, a la derecha, podemos observar el muro de separación con el Paseo de San Luis, y la llamada “Caseta del Jardinero”, edificación característica al final de la escalinata donde desemboca la calle Real. Junto a ella se encuentra el Centro de Interpretación “Puerta de Almería”, frente a éste centro y dentro del mismo parque, encontramos una escultura del “Discóbolo de Mirón” (P-7) en metal fundido.

Hay que destacar que a lo largo del recorrido y a nuestra derecha según caminamos, tanto por el Parque Nuevo como principalmente en el Viejo, podemos apreciar edificaciones antiguas singulares, ya que a partir de la segunda mitad del siglo XIX proliferaron  éste tipo de edificios, aunque hay que fijarse bien, pues conviven con edificios más actuales que les superan en altura y ciertamente desmerecen en su ubicación, tanto por el entorno, como por la ocultación que hacen de La Alcazaba, monumento a cuyo pié prácticamente se desarrolla nuestro recorrido.

En referencia a lo anterior, en nuestro caminar, seguidamente nos encontraremos la vivienda palaciega que perteneció a Fernando Roda y hoy es Sede de la Cruz Roja. Fue proyectada en 1868 por Martín Baldó.

En éste punto, volvemos a encontrar otro “Indalo” (P-8) que nos indica la puerta que existió en las murallas, denominada “Atarazanas”, al comienzo de la calle de igual nombre.

Encontramos un kiosco, pequeña alberca y mobiliario urbano a lo largo de todo parque.

Continuando el sendero, encontramos una fuente circular ante un grupo escultórico compuesto de columnas y dintel en abanico, bajo el cual se ubica  un “busto” de mármol blanco correspondiente al almeriense que fue Presidente durante la Primera República Española, “Nicolás Salmerón y Alonso” (P-9), a quien debe nombre éste parque.

Cabe destacar también, que en nuestro sentido de marcha, vamos “encajonados” entre la Carretera de Málaga N-340  que discurre paralela al cerramiento del Puerto, a nuestra izquierda, y la vía de servicio denominada como el propio parque, a nuestra derecha, en la cual y a lo largo de todo el parque, discurre un carril-bici.

Siguiendo nuestro camino, encontramos otro kiosco, para más adelante llegar al final del parque:  “Avenida del Mar”, también conocida como Avenida del Ancla, ya que podemos ver perfectamente desde aquí la gran “ancla” (P-10) que preside éste final. Ésta da acceso al denominado Barrio de La Chanca.

Desde éste punto, retornaremos el camino andado, fijándonos en algunos detalles que han podido pasarse por alto en nuestro caminar, pudiendo observar en éste sentido de marcha, a nuestra derecha, una visión del puerto y sus buque atracados. Continuando dirección levante para llegar al inicio y dar por finalizado el recorrido.

Related posts

Leave a Comment