Conservación

El senderismo es una actividad turístico deportiva muy importante dentro del turismo natural, que pese a tener cierto impacto ambiental, éste es mínimo comparándolo con otras acciones y actividades realizadas en la naturaleza, pudiendo aportar más beneficio que perjuicio si éste es utilizado como instrumento de educación ambiental, sin olvidar las acciones de sensibilización e información del ciudadano en general.

La contribución del montañismo a los espacios naturales, debe ser ejemplo de respeto a la naturaleza y de aportación al progreso de esas zonas.

Entendiendo el sendero como una instalación en el medio natural, que lo es, se ha de cuidar mucho el respeto al entorno por el cual transcurre, evitando impactos excesivos, saturación e irracionalidad en su construcción, cuidando el diseño, es decir, tratando siempre en lo posible que transcurra por caminos tradicionales recuperando cañadas, vías pecuarias etc., así como zonas urbanas de una población, en éste caso en el término municipal de Almería capital.

El respeto al medio ambiente tiene que ser uno de los principales objetivos que se marquen a la hora de realizar una actividad en la naturaleza. Pasaremos y no dejaremos rastro de haber estado en ese lugar.

Como norma:

– Por tu seguridad y para evitar impactos en el medio natural, procura no salirte del sendero. Además, no recojas plantas, animales, fósiles u otros, ya que no está permitida la recolección.

– Respeta los animales y las plantas. No alteres aquellos elementos que encuentres en el campo (casas, cercados, cultivos, ganado etc.).

– Respeta y cuida las fuentes, ríos y otros cursos de agua. No viertas en ellos productos contaminantes ni residuos.

– Habrá que tener cuidado y respetar las propiedades particulares por donde se pase, tanto en zona urbana como rural.

– No acampes por libre. Respeta y utiliza los lugares de acampada.

– Si ves que se comete alguna infracción, no lo dudes, denúncialo. Además de desarrollar nuestra actividad, debemos luchar para su protección y conservación.

– Por último, el fuego es un riesgo para la persona y para el medio natural. Arrojar cigarrillos encendidos o cualquier otro objeto que produzca combustión, puede ser el inicio de un incendio forestal.

Folleto “Hazte Amigo de la Montaña”